Una sección. Sección. ¿Qué es eso? Un corte. Transversal. Longitudinal. Una s-e-c-c-i-ó-n.
Parece mentira que algo a lo que nadie le da importancia, ya que no es ni tangible ni sensible a nuestros sentidos cuando vemos arquitectura, pueda ser tan sumamente importante.

Para algunos arquitectos, la esencia de su arquitectura se hallaba en cosas que sabían que una persona de “a pie” ni siquiera iba a notar. Es el caso del mismo de siempre. De ese que llevo hablando meses ya. De João Vilanova Artigas. Creo que después de investigar sobre él y de buscar fotos de todas sus viviendas (muchas ni aparecen en internet…), puedo decir que me encanta

– más aún, si cabe –

la arquitectura. Es increíble cómo un arquitecto puede crear un mundo a partir de nada, de un trozo de tierra.

Tu cliente viene y te dice: “Hala. Ahí. Una casa. Que tenga baño, eh… Y habitaciones. Y que no se te olvide la buhardilla, que mi hijo quiere una sala de juegos en bajo cubierta.” Es más que posible que el 80% de personas que le encargan una vivienda a un arquitecto no tengan ni idea de todo el trabajo que conlleva. Supongo que intentas hacer algo diferente, algo que le vaya a llamar la atención. Pero al final sólo se fija en si has colocado el WC delante de la puerta, o si el comedor es lo suficientemente grande como para que quepa toda la familia allí el día de Navidad, “que somos muchísimos y viene hasta la tía de mi marido, que vive en Cuenca”.

A Vilanova Artigas le daba igual esto. Ni se planteaba construir una vivienda que no fuese especial y que no llevase implícita la esencia de una sección llena de riqueza espacial, visual; llena de vida. De un terreno con una forma impracticable hace un edificio inigualable. A partir de la sencillez impepinable de una planta rectangular crea un edificio con un encanto espectacular.
Cojo una planta rectangular y la resuelvo de ciento veintisiete maneras distintas.
Planteo una vivienda con distintos niveles que giran en torno a un patio, y que se comunican por medio de rampas, escaleras, o incluso las dos cosas. Muy de Le Corbusier las rampas. Y yo que creía que este tipo no tenía parangón… Pues llega Vilanova y, haciendo acopio de ideas, lo iguala. O lo mejora. No lo tengo muy claro. Para nada busco desmerecer a Le Corbu, era un genio; pero Vilanova no tiene, ni de lejos, la cuarta parte de reconocimiento que éste; o al menos hasta donde yo sé.

Lo único que sé, y que puedo sacar en claro de todo esto que acabo de contaros, es lo importante que es trabajar en sección cuando diseñas un edificio, sea de la naturaleza que sea.
Puede que nadie lo vaya a apreciar, o a entender; o que nadie se de cuenta de todo el trabajo que esconde, pero la riqueza espacial, lo interesante que es recorrer un edificio que goza de ella, las entradas de luz, los patios interiores, las distintas formas de comunicación entre todos los planos que forman el edificio,  la relación con la naturaleza que puede fundirse con él, el uso de rampas y escaleras…

Imagen extraída de Plataforma Arquitectura

Imagen extraída de Plataforma Arquitectura

Genial. Genio. Gracias.

Anuncios

Nace en Curitiba, Paraná, Brasil, en 1915. Estudia arquitectura en São Paulo y se gradúa en 1937.joao
Dedica TODA su vida a la arquitectura de su país, cosa de la que muchos, sino todos, deberíamos tomar ejemplo. Durante un período lleno de guerras y constantes cambios gubernamentales en Brasil, este hombre se centraría en sacar adelante la arquitectura popular brasileña, obviando a los europeos y americanos que llegaban con sus teorías revolucionarias.

Aunque esto no es del todo así, pues Artigas descubrió grandes influencias en grandes arquitectos. Como todos, supongo. Se dice que todo está inventado, que lo que nos queda es mirar, mirar, mirar, callar, escuchar y aprender. Coger lo ya existente y hacerlo nuestro.
Pues bien, Artigas cogió de aquí y de allá… Frank Lloyd Wright le aportó el interés por la naturaleza, Le Corbusier le inspiró a la hora de usar los sistemas racionales… Óscar Niemeyer, ¿quién no admira a Óscar Niemeyer?
Pero sacó sus propias conclusiones. Creó sus propias teorías, de una gran fuerza e interés.

Los puntos básicos de su arquitectura son:

1. La sección como recurso artístico. Buscará secciones de interés para darle muchísima vida a sus proyectos, como podemos ver en las siguientes viviendas. En primer lugar, la casa que construyó para sí mismo en São Paulo. Y en segundo, la Casa Bettega.

arq


bettega

2. El orden riguroso. Compone fachadas siguiendo un patrón, definiendo con mucha claridad dónde habrá y dónde no habrá huecos. Puede recordar en cierto modo a Le Corbusier con tanta modulación. Podemos observarlo por ejemplo en la Casa Taques.

taques

3. Unión y ensamblaje de piezas. Las pequeñas partes forman el todo. No hay grande sin pequeño. No hay algo que funcione sin que funcione hasta el más mínimo detalle, ni la más mínima pieza. Esto es un recurso principal del funcionalismo.

Lo único e indispensable que pedía João Batista Vilanova Artigas, tanto a sí mismo como a sus alumnos, era:

1. Lógica. ¿Qué pretenden diseñar si no relacionan los espacios con la función que encierran?
2. Eliminar las formas absurdas e irracionales, pues los sistemas racionales proceden de la meditación.
3. Usar materiales naturales para ligar directamente la construcción con todo aquello que la rodea y crear una relación tangible y visible.
4. Humanizar el proceso de creación y ordenarlo.

Artigas tiene muy claro lo que quiere hacer. No soporta el hecho de que otras culturas pisen a la suya propia, así que rescatando las ideas de la arquitectura popular brasileña y combinándolas con esta serie de principios, conseguirá un estilo único, muy valorado en Brasil, pero poco conocido en otros lugares del mundo a pesar de haber sido un gran representante de la arquitectura racional.

João Vilanova Artigas analiza en su libro Caminhos da Arquitetura el por qué de la propuesta de una serie de medidas y proporciones que rigiesen no sólo la arquitectura, sino también el orden de la vida en general.
En 1951, redacta el primero de los textos que se incluyen en dicho libro, llamado “Le Corbusier e o Imperialísmo”. En él nos cuenta el por qué de las diferencias en los sistemas de medida. Por un lado, en Estados Unidos, el sistema pie-pulgada. Y por otro, el sistema métrico en Europa.
Desde hace tiempo, siglos incluso, ha habido una guerra entre América y Europa, que está ganando América por la fuerza, intentando imponer sus métodos, pues su estructura capitalista no les permite cambiar los métodos de medida, ya que les llevaría a cambios de estructuras y máquinas industriales, lo cual supondría gastos de dinero incalculables.

¿Se puede componer una lengua universal?
Artigas nos explicará que Le Corbusier inicia el camino del establecimiento de la misma. El suizo se asomará al balcón del Imperialismo tratando de suavizarlo. Buscará “unir, reunir y armonizar el trabajo de los hombres que están, precisamente, desunidos”.
Por medio del Modulor, llamado así por mera originalidad, procurará demostrar que los distintos métodos son debidos a la desvinculación de los dos lados del Atlántico, del estudio en distintas direcciones, lo cual criticará duramente.
Para él, el sistema métrico es deshumano y abstracto.
El sistema anglo-sajón de pies y pulgadas, en cambio, es mucho más humano y proporciona los objetos según las dimensiones del cuerpo humano, pero lo considera un “martirio atroz”.
Le Corbusier propone así una humanización del sistema métrico paralela a una racionalización de las pulgadas. 

Parte de un hombre de estatura media de 1,75m, posteriormente le añade un brazo levantado, quedando dicho hombre encuadrado en dos cuadrados superpuestos. 

El hombre de 1,75 acababa llevándole al sistema de pulgadas… por lo que lo sustituirá finalmente por uno de altura de 1,80m, seis pies, dando así números enteros en pulgadas y pies.
Todo muy humano.

El único problema del libro donde Le Corbusier expone esta maravillosa teoría, según Artigas, es que el autor busca en todo momento promocionarse a sí mismo y a su ideología, amén de promover un nuevo sistema de medida.

Feliz lunes y feliz semana

Basado en el pensamients de João Vilanova Artigas en su libro Caminhos da Arquitetura

Imagen vía Wikipedia


Como todo, hay edificios que o te gustan o no te gustan. El Guggenheim es uno de los mejores ejemplos. Al margen de su funcionamiento, su imagen transgesora, muy “Gehry-style”, es la típica que llama mucho la atención pero o te encanta o te parece horrible. Para mi, Gehry es un gran arquitecto, pero según han ido pasando los años, o quizás siempre desde sus inicios y sin apreciarlo yo, se ha centrado siempre más en sus formas que en adaptar a éstas a las funciones que se le piden cuando elabora un proyecto.

Al margen también de su forma y su función, está la integración con el entorno. A priori y a simple vista, el Guggenheim “sobra”, y genera un contraste muy fuerte con los edificios que le rodean, tanto en la misma orilla del río como en la opuesta. Pero ha generado una remodelación, una nueva fachada de la ciudad a ese lado del río, una nueva imagen.
Gehry hace que el Guggenheim se “comunique” con lo que le rodea gracias a los materiales que emplea. La parte más estática, de piedra caliza, se erige hacia la ciudad, hacia la trama urbana más consolidada; y los elementos dinámicos y metálicos hacia el río para generar una sensación de movimiento con el reflejo de las aguas en su superficie, de manera que son formas más flexibles, que se “abren” como una flor.

Para mi, este edificio es complicado, pero muy innovador en sus formas y en su relación con el entorno, fundiendo la ciudad con la orilla opuesta del río.

Feliz Viernes

Los espacios sólo existen si están llenos de luz natural, así que un edificio es una conjunción de espacios, una conjunción de luces, creados, en este caso, con un sólo material que hace que la construcción se funda con la naturaleza: la madera

Louis I. Kahn = formas geométricas = simplicidad = luz = belleza

Feliz jueves de pre-entrega-horrible

____________________

Spaces only exist if they’re full of natural light, so a building is a sum of spaces, a sum of lights created, in this case, with the help of only one material that merges the construction with its surroundings: wood.

Luis I. Kahn = geometric forms = simplicity = light = beauty

Happy Thursday

« La arquitectura debe ser la expresión de nuestro tiempo, no un plagio de culturas pasadas. Es cuestión de armonías, una pura creación del espíritu. Empleando piedra, madera, hormigón, se construyen casas, palacios; eso es construcción: el ingeniero trabajando; pero en un instante, tocas mi corazón, me haces bien, me siento feliz y digo: esto es hermoso, esto es arquitectura, el arte entra en mí. La arquitectura es el encuentro de la luz con la forma. »                                 

             – Le Corbusier

« Architecture must be the expression of our time, not a copy of past cultures. It’s a question of harmony, a pure creation of our spirit. Houses, Palaces,… are built by the use of stone, wood, concrete; this is construction: an engineer working; but in a moment, you touch my heart, you do good to me, I feel happy and say: this is beautiful, this is architecture, art is in me. Architecture is what happens when light meets form. »

– Le Corbusier